LA MEJOR LECCION

Por Dra. Lesvia Marlene Sanchez Rivera

En estos días en donde las emociones están a flor de piel por la situación que vive el mundo,  en donde tenemos tiempo de sobra para pensar,  para hacer planes,  revisar los que habían, poner en perspectiva nuestras vidas y analizar desde un punto de vista más realista y con más peso en los pies,  sería bueno también valorar lo que somos como seres humanos. Las prisas del diario vivir han tenido que ser aplazadas, la velocidad para ir por el mundo está en cero,  hemos tenido que apagar los motores, las prioridades y planes futuros han tenido que ser revalorizados porque ahora no tenemos nada cierto.

El encierro obligatorio nos ha permitido ver  realmente las realidades de nuestros hijos, parejas, en fin nuestra realidad familiar, pero esta situación momentánea debe ser un espacio indiscutible para darle respuesta a una serie de interrogantes que tenemos, para concluir procesos internos que habíamos guardado y postergado, ver estas semanas como un nuevo tiempo para reorganizar nuestra vida. Perdonar y perdonarnos, volver a creer, aumentar la esperanza y la fe en el futuro,  en nosotros mismos,  renovarnos, tomar las cosas por el sentido real.

Es momento de aceptar nuestros errores,  idear verdaderas formas de corregirlos,  respirar profundo,  contar hasta diez, darnos lecciones a nosotros y  a los demás,  saber que cada derrota en el pasado nos hizo más fuertes,  que cada  golpe recibido nos dejó no solo un moretón sino la oportunidad de avanzar, de mostrar que somos únicos, de hacer ver a quien nos hirió con o sin intensión que somos más que odio y resentimientos, que estamos diseñados para el triunfo, que si quisieron cortar nuestras alas, solo aplazaron un vuelo más alto, nuestra fortaleza está por encima de la mezquindad, de la maldad, de los rencores.

Es tiempo de reaprender,  ir por más y mejores oportunidades,  con metas claras, dejando atrás cualquier lastre que nos atrase, colocarse en primer lugar en la fila para que cuando todo esto pase ir a dar lo mejor, no será fácil,  nadie dijo que lo sea,  pero será hermoso resurgir  y mostrar el material del que estamos hecho. Que tenemos dudas, incertidumbres, miedos? Es normal, esas sensaciones son las que nos mueven a cambiar de estado, son las motivaciones que nos llevan ser protagonistas de nuestra propia historia.

Mucha gente está lidiando con demonios internos que sabe que debe derrotar, que no encuentra fuerzas, lo importantes es pensar si esos demonios tienen más poder que nuestra propia inspiración,  si son más inteligentes y persistentes que nuestro propio deseo de triunfar, porque definitivamente de lo que se trata es de derrotar lo que nos daña mostrando que podemos ser mejores personas, más felices, que quien o que nos dañó.

Dios nos cuide, guie y proteja y que pronto,  todos podamos vernos de nuevo, renovados, mejorados, con nuevos ánimos, cambiados y esperando más cambios y listos para dar más lucha si fuera necesario para seguir adelante. Bendiciones.

Facebook Comments

Clientes Arco
Clientes Arco

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco − uno =

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas