LA IMPORTANCIA DE SER PADRES Y NO CAJEROS AUTOMATICOS

LA IMPORTANCIA DE SER PADRES Y NO CAJEROS AUTOMATICOS

Por Lic. Lesvia Marlene Sanchez Rivera “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere adulto no se apartara de él”, así reza la Biblia en Proverbios 22:6 Nosotros los padres modernos tenemos un gran reto actualmente, en esa época no existían tantas situaciones distractoras tanto para nosotros como padres como para nuestros hijos, la

Facebook Comments

Por Lic. Lesvia Marlene Sanchez Rivera

“Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere adulto no se apartara de él”, así reza la Biblia en Proverbios 22:6

Nosotros los padres modernos tenemos un gran reto actualmente, en esa época no existían tantas situaciones distractoras tanto para nosotros como padres como para nuestros hijos, la sociedad ha impuesto una nueva forma de criar y dirigir a los hijos y a la familia,  pero aún así con estos distractores y con los niveles de flexibilidad que aparentemente otorga, espera el mismo resultado: que nuestros hijos sean ejemplares y que muestren un comportamiento que propicie el balance social.

Ahora bien, como generación nosotros hemos tenido todos los niveles de exigencias,  primero como hijos crecimos con el temor a nuestros padres y a la misma sociedad, ahora irónicamente nos comportaos como si nuestros hijos nos gobernaran,  Pilar Sordo Psicóloga Chilena lo resume de una manera muy sencilla de entender.

Somos sus proveedores económicos no solo de las necesidades básicas, sino de los lujos que ellos exigen y reclaman,  nos sacrificamos trabajando incluso más de lo necesario para cubrir todo lo solicitado por ellos,  no usamos ropa de marca, nuestros hijos sí,  tenemos un celular con tecnología mínima,  nuestros hijos tienen lo último en tecnología no salimos a comer porque necesitamos ahorrar pero nuestros hijos salen todos los fines de semana, les compramos vehículos mejores que el usamos  y le cubrimos el combustible y manteniendo, alquilamos viviendas para que ellos vivan cómodos mientras estudian, en la mayoría de los casos no lo hacen,  aun de adultos seguimos siendo su sostén incluso cuando ya tienen hijos propios,  algunos viven a costa de sus padres hasta que estos mueren y tienen que tomar el control económico de sus vidas y es ahí donde viene el desastre,  no saben cómo ganarse la vida porque todo lo han tenido a pedir de boca,  y si les queda una herencia se la gastan viviendo al máximo sus vidas sin valorar lo que recibieron sin ningún esfuerzo.

Queremos dar tanto que al final perdemos lo más importante: a nuestros hijos. Crecen con todo lo que económicamente se puede comprar,  con facilidades, comodidades,  sin exigencias, creyendo firmemente que solo tienen derechos y las obligaciones son para los padres,  las responsabilidades son de otros, el no poner límites a esos derechos y enseñar que debe existir un balance entre derechos y deberes,  esta forma de actuar está acabando con nuestra sociedad,  porque damos todo sin exigir nada, cuando comprendemos nuestros errores y tratamos de corregirlos es tarde,  estamos haciendo de nuestros hijos seres dependientes,  sin ambición,  sin metas ni objetivos, sin iniciativas,  solo porque los estamos mal queriendo.

Aunque duela tenemos que corregirlos,  y no es cuando sean hombres y mujeres es desde que nacen,  es hacerlos entender que deben sacrificarse, crear un mundo en donde ellos sean su propio proveedor, es enseñarles respeto y sentido común, es enseñarles que su esfuerzo y dedicación es lo que los hará libres e independientes,  es enseñarles que nosotros como padres no somos proveedores, sino colaboradores y supervisores de su crecimiento como personas,  que somos incondicionales pero que esa incondicionalidad tiene fecha de vencimiento.

Lamentablemente los animales aparentemente irracionales entienden y respetan más el concepto de ser padres: sus bebes nacen y ellos tienen un tiempo para enseñarles a crecer y defenderse si ellos no aprenden igual tienen que asumir su propia vida,  la madre los deja solos para que pongan en práctica lo enseñado y que se supone aprendieron.

Los humanos no hemos aprendido a llevar por el camino de la eficiencia a nuestros hijos, nos mantenemos como sus muletas aun después de adultos, después de ellos vienen sus hijos y como abuelos seguimos dando más de lo que debiéramos.

Nuestros hijos por esa misma crianza que han recibido creen que los padres somos eternos,  que somos de hierro, que soportamos todo y en  tanto ellos entienden eso no tienen ningún nivel de consideración hacia nosotros, pero esas actuaciones son consecuencia de nuestro equivocado accionar. Es tiempo de comenzar a ser verdaderos PADRES.

Facebook Comments

1 comment
Redacción
ADMINISTRATOR
PROFILE

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Cancel reply

1 Comment

  • Iván Frias
    septiembre 13, 2018, 2:03 pm

    Excelente. Me encanto
    Pero es duro por que es una gran realidad que estamos viviendo.
    En este mundo de lo instantáneo. Donde no tenemos tiempo para nada y donde todo se quiere facil.y rápido

    REPLY

Facebook Comments

App de Android

Descarga nuestra app de Android, para que te mantengas al tanto de las últimas noticias desde tu celular en pocos segundos. 
close-link
Click Me